Hibernando en Corea del Sur

Llegamos a Corea del Sur cuando los misiles de Corea del Norte volaban hacia el mar japonés; mientras Kim Jong-un y  Trump medían sus miembros masculinos en público -medición que podía llevar a una posible Tercera Guerra Mundial-.

El viaje a Corea empezó bastante antes de pisar el país, revisábamos más seguido que nunca las noticias sobre esos dos nenes que no tuvieron la suerte de tener demasiado amor en sus vidas y que cargan niveles de inseguridad tan altos que la idea de vivir sin un show alrededor de ellos les debe resultar espeluznante. Pero a diferencia del resto de los niños, en sus baúles de juguetes, las armas son reales -y nucleares-

Me es extraño decidir escribir sobre la historia de los países que visitamos. En el colegio, esa etapa que ya me es prehistórica, odiaba Historia pero hoy entiendo que lo que no me gustaba era la forma en que me la explicaban y la ridícula importancia que le daban al recordar si Pepe se tiró un pedo en 1486 o en 1487.

Pero acá estoy, 17 años después, maravillada con las cosas que aprendemos en el camino… así que sale otra

 

breve reseña histórica para la colección

Erase una vez Corea, un país unificado donde norte y sur existían únicamente en las brújulas de sus habitantes. El imperio Japonés decidió invadir esa Corea.

Treinta y cinco años después lograron sacárselo de encima gracias a los aportes de 3 figuras claves: Estados Unidos, la Unión Soviética y una bomba atómica.

Cuando la famosa bomba arrasa Hiroshima se da por concluída la segunda guerra mundial. Dos enviados norteamericanos fueron ansiosos a Corea para repartirse la torta y con un mapa de la National Geographic como referencia, marcaron un límite geográfico que dividía aproximadamente al país en dos – división que los soviéticos aceptaron.

Tarán!! Corea quedó partida en 2.

Hay procesos hiper complejos… pero estos dos hombres con su National Geographic en mano llevaron las políticas exteriores a niveles de simplicidad jamás vivenciados.
De un día para el otro la gente necesitó de un permiso especial para cruzar la nueva linea imaginaria agregada al mapa. Lógicamente, muchas familias quedaron divididas.

El norte quedó para la Union Soviética -comunismo- y el sur para Estados Unidos -capitalismo-. En el sur se celebraron las primeras elecciones, pero en la “República Popular Democrática de Corea” (o Corea del Norte) se opusieron e instalaron un régimen liderado por el abuelo del famoso Kim Jong-un.

Kim Jong-un, nieto del primer líder norcoreano

Tres años después, la Unión Soviética y Estados Unidos se fueron dejando a los coreanos a cargo.

En 1950 el norte invade el sur teniendo a la URSS cuidándole la espalda.

Toman casi todo el territorio.

—Intercede Estados Unidos.

Ahora el sur toma casi todo el territorio.

—Intercede China.

El límite vuelve casi al mismo lugar donde empezó.

mecagoenladiferencia.com

Esta jodita llevó 3 años y 2 millones y medio de muertos.
Tras finalizar en 1953, nadie firmó el protocolar tratado de paz. Recién en Junio de ÉSTE AÑO -65 años después!- firmaron un compromiso para eventualmente firmar la paz porque técnicamente, siguen en guerra. La adultez está taaaan sobrevalorada.

 

Llegada

Nuestro avión aterrizó en Corea del Sur a las 4 de la mañana. Por más escépticos que seamos, estábamos levemente ansiosos. Estábamos a pocos km de Corea del Norte!

Mientras completamos la tarjeta de llegada al país detectamos una señal que no puede provenir de otro lugar más que del PRIMER MUNDO!

Detalles. Anteojos con distintas graduaciones para completar las tarjetas de llegada al país

Mientras espero en la fila de migraciones me entretengo leyendo la lista de las cosas que no se pueden ingresar. El último ítem me suena ridículo. Nunca lo ví escrito… tal vez porque es OBVIO: hongos.

Y ahí me acuerdo…

Me acuerdo de esa bolsa de 1kg de hongos eryngii fresquísimos que me sedujo en el supermercado dos días atrás. Esa bolsa de hongos que Juan insistió para que deje en Taiwan; pero que ahora está en la parte superior de mi mochila.

900.000 WON de multa, dice el cartel.
Suena como mucho, pero no tengo idea cuánto vale la nueva moneda.

En voz baja le aviso a Juan mientras le revisan el pasaporte.
Con sólo una mirada logra comunicarme sus profundos deseos de prenderme fuego.

El señor que va a decidir si nos revisa o no, parece estar entusiasmado con la llegada de unos compatriotas de Maradona; por lo que decidimos ir con la corriente, y dejar que nuestros labios sonrían simulando la mayor espontaneidad posible mientras repiten la ya mega-gastada frase:

-“Yes, yes, Maradona…Argentina very good football, Messi!”.

Y gracias a Maradona los hermosos Eryngii llegaron a Corea.

gracias Maradona!

 

BUSAN

Una combinación micro + tren bala + metro nos llevó a nuestra nueva casa coreana en Busan. Casi nadie habla inglés por lo que sacamos el traductor de Google para ver cómo funciona con el coreano. En el metro apuntamos el teléfono a una publicidad y ahí sale, el primer mensaje que logramos decodificar de la sociedad coreana:

Y sentados junto a la publicidad de las cirugías anales vimos como de a poco fue amaneciendo…

Tras vivir por 3 décadas en Argentina, país que cuenta con 4 estaciones claramente delimitadas; el pasar 3 años en una zona del mundo donde las estaciones se dividen en verano soportable y verano insoportable, hace que el frío se empieza a extrañar -o al menos eso creemos-.

Corea nos recibió con ésta paleta de colores.

Corea nos recibió en OTOÑO!

Ay qué lindo recordar la existencia de otras estaciones!
Sacar del fondo de la mochila la campera y la bufanda y disfrutarlos a pesar de los olores extraños que emanan… Qué placer abrigarse por Dios!

De los 42 grados taiwaneses pasamos a 6, y al segundo día, la piel de la cara se nos empezó a caer.

La nueva casita era casi igual a la primera que alquilamos en Japón, -país donde empezamos el viaje- por lo que la amamos un montón. Era compacta pero super equipada y con una ventana hermosa que dejaba entrar el sagrado sol del invierno.

Entre las pocas ganas de recorrer que nos dejó Taiwán, el frío y la comodidad de las camitas coreanas, decretamos desde el día uno el momento de hibernar.

Alquilamos la casa por 4 días que se fueron extendiendo a 10. El barrio tranquilito nos dio exactamente lo que necesitábamos: llevar la vida a los niveles más básicos posibles para darle  un descanso al órgano receptor de estímulos, cualquiera que sea.

Un día nos obligamos a visitar el centro de la famosa ciudad de Busan pero todo nos resultó demasiado comercial y carente de alma. Después de un par de horas desistimos y nos volvimos a la cueva.

Qué placer invernar! Y qué placer hacerlo en los colchones más cómodos de todo el viaje.
Si bien hace años las camas se pusieron de moda en Corea, muchas casas todavía mantienen la costumbre de dormir en el piso. Las futones se desarman a la mañana y te queda un ambiente vació, igual que en Japón! Los amamos!

El barrio era algo así como “el conurbano de Busan”, lleno de peluquerías para mantener las permanentes de las Ajummas, las tías o señoras que llevan adelante el país vistiendo sus trajecitos deportivos:

Cuando me veían en el mercado me miraban el pelo como si fuera una ilusión óptica. Probablemente mi pelo sea la máxima expresión de volumen capilar que jamás hayan visto -y el sueño de toda ajumma :)

Una Ajumma, por Juancho

Juan siguió su compromiso del Inktober y pasó el resto del mes dibujando. Yo salía únicamente al mercado que estaba a 1 cuadra de casa:

Todos los días me daba una vuelta. Por ley, siempre tengo que volver con algo nuevo y así fue cómo conocí al Dios de las conservas: el KIMCHI.

El kimchi literalmente pertenece al patrimonio inmaterial de la UNESCO. (Argentina tiene en ésta lista el fileteado porteño y el tango -compartido con Uruguay-)

Es repollo (Akusai) fermentado principalmente con ají molido, jengibre, cebolla, sal y salsa de pescado. (Sí, mi vegetarianismo en Asia está moderadamente flexible).

El kimchi entró en la selecta categoría Cebolla “Se lo pones a un sorete y queda bueno”.

En la mayoría de las casas tienen su vasija de barro o heladera especial para conservar kimchi.

Que después se va a usar para acompañar las comidas

El último día en Busan, con cierta melancolía me llevé la cámara al mercado para intentar congelar en mi recuerdo a las señoras del mercado con las que ya me había encariñado…

La señora de los panqueques, parada diaria obligatoria

Ahí me está preparando mi preferido: el “kimchi pancake!”. Ellos lo comen untándolo en salsa de soja con semillas de sésamo, pero a mí me gusta rellenarlos con lo que haya en la heladera y hacer un canelón gigante extremandamente sabroso.

No volví a encontrar panqueques como los de ella.

La señora tímida del tofu

Y la señora a la que nunca le compré nada, pero sospeché que quería ser fotografiada

Por cuestiones de logística, los Hotteok quedaban para el final del recorrido: tenían que llegar calentitos a casa.

Están rellenos de azúcar marrón, nueces, miel y semillas de girasol. Son los compañeros ideales para el mate que no teníamos.

 

SEuL

Según la revista Forbes, Seul es la sexta ciudad económicamente más poderosa del mundo. Tal vez te suenen marcas como Samsung, LG o Hyundai… todas surcoreanas.

Hay gente de todas partes del mundo trabajando y viviendo acá, por lo que pasamos completamente desapercibidos.

Superficialmente, Corea del Sur es un hermano gemelo de Japón. Sus templos, sus construcciones tradicionales, su limpieza extrema, la gente vestida con ropa que no supera los 2 meses de uso, con cutis que no te deja distinguir si la persona tiene 12 años o 30.

El viaje a Corea surgió porque se venía mi cumpleaños.

El escribir este blog me fuerza a repasar ciertas decisiones que tomamos como el hecho de que fueron películas y libros los que me hicieron decidir -inconscientemente- los destinos de mis 2 cumpleaños anteriores.

27 de Octubre del 2015 – Tokyo.
Cada libro de Murakami me trasladó por las distintas prefecturas japonesas, viajé en sus trenes e hice la colada junto a él. Decidir Japón fue querer volver a moverme por las calles por las que ya había caminado…

27 de Octubre del 2016 – Varanasi
Darjeeling Limited de Wes Anderson… tal vez mi película preferida, me llevó a India (más los relatos de mi hermano Sebas).

27 de Octubre del 2017 – Seúl
Ya habiendo racionalizado éstas decisiones inconscientes…. decidí seguir el hilo pero en el plano consciente.

Esos últimos meses pasamos una etapa intensa con las Hermanas Wachowsky:

-Miré incontables veces el discurso de Lana…

(Si les interesa, tiene subtítulos en castellano. Los encuentran tocando la tuerquita ⚙️ de abajo a la derecha)

– Vimos Cloud Atlas una y otra vez. Y ni hablar de Sense 8….

Cuando las hermanas necesitan crear una sociedad futurista, donde la civilización humana ya llegó a los máximos niveles alcanzables de vacío emocional y consumo irracional usan a Seúl como escenario.

Así que hacia Seúl fuimos…

Doona Bae en Cloud Atlas

Cuando el tren bala entró a Seúl, una publicidad especialmente gigante de ella -la única que vimos en todo el viaje- nos dio la bienvenida a su tierra natal.

Doona Bae para Adidas

Corea es un país hiper competitivo y en ésta carrera hay dos elementos claves: uno, modelar tu mente en una universidad de elite. Dos, modelar tu cuerpo para que encaje en el parámetro de belleza de la época. Para el primero, borras la juventud de la ecuación de tu vida y te dedicas únicamente a estudiar y a ahogar en alcohol cualquier cuestionamiento existencial.
El segundo es más sencillo y hasta algunos padres lo ofrecen como regalo por haber terminado la universidad: pasar por el quirófano para volverte un objeto apetecible profesionalmente y visualmente para la futura empresa que va a decidir si sos un activo esencial para ellos, o no.

Corea es el país con más cirugías plásticas del mundo. Las cifras dicen que un tercio de la población pasó por el quirófano.

En el metro de Seúl tuvieron que cambiar la regulación para contener la cantidad de anuncios de cirugías plásticas. Ahora sólo el 20% de las publicidades pueden ser de cirugías plásticas.

El sistema educativo es tan competitivo como el de Japón y China. La universidad a la que ingreses va a determinar tu estrato, tu cuenta bancaria, tu casa, esposa/o que tu familia elija y la reputación del clan familiar; por lo que el suicidio es el plan B de muchos. Cada año Corea queda en el podio de los países con más suicidios del mundo.

Llegamos a Seúl con la idea de encontrarnos una masa hiper consumista y deforme por la cantidad de operaciones pero no contamos con ciertos factores:

1- Ya pasamos por China. Es difícil pensar en lugares más consumistas que el vecino comunista.
2- Los coreano a la hora de pasar por el quirófano no buscan labios deformes o globos agregados en tetas/culos. Ellos tienen otros intereses: hay cirugías para tener el doble párpado que todo occidental tiene, pero ellos no. También se agrandan los ojos, las  mandíbulas se reducen…  y demás ajustes para ser más parecidos al parámetro de belleza que viaja desde otras tierras lejanas.

En todo el mes que pasamos en Corea no distinguimos ni una persona que se haya operado.

el famoso doble párpado

 

ITAEWON

Estuvimos viviendo en Itaewon, uno de los distritos más famosos de Seúl.

A solo unas cuadras teníamos una base militar de Estados Unidos. Sus  militares tienen el derecho de pararte por la calle y pedirte documentos. Si no se los das, te retienen hasta que llega la policía coreana y ya no te quede otra. -Si me paran, no les doy nada-, le digo a Juan.

Para llegar a nuestra casa atravesamos callejones que nos alejan del ruido de las avenidas hasta llegar a escuchar los grillos desde nuestra habitación. Increíble! Igual que en Tokio!

Llegamos de noche. Tras dejar los bártulos, salgo toda excitada al supermercado. Me recorre la energía de la ciudad! No me quería ir del tranquilo conurbano de Busan pero ya quiero quedarme a vivir en Seúl. Ya quiero empezar a consumir desenfrenadamente. Quiero trabajar en una oficina, ganar montones de dinero y comprarme unos zapatos fucsias que me llaman a gritos desde una vidriera.

Estamos en un barrio super cheto. Me pasa una modelo occidental por al lado y me la quedo mirando admirando su longitud. Camina como si nadie le hubiese avisado que el desfile terminó.

Los after office están que explotan. Hay gente de todas formas y colores vistiendo sus mejores pilchas. Las caras parecen de porcelana. Los carritos de bebés parecen Maceratis.

Me gusta comprarme las apariencias por un rato. El escepticismo es desgastante.

Mientras vuelvo del supermercado -mi super excitante salida de sábado a la noche- un auto me para. Un militar de Estados Unidos baja el vidrio. (No le pienso dar nada!)
Me señala una calle y me pregunta si hay salida en esa dirección.

Me doy cuenta que estuve caminando sin pensar. No tengo idea dónde estoy.
Me pregunta a dónde necesito ir, para ver si me puede ayudar.

-A mi casa, le respondo, y nos reímos.

Preferiría que el primer militar con el que me relaciono sea alguien desagradable para poder canalizar mi bronca de forma simple y lineal. Pero no, la humanidad está lejos de ser simple y lineal. No es derecha o izquierda, blanca o negra. Somos infinitos grises! Y mi vecino, el militar, es de lo más agradable. Joder!

Nos despedimos y cada uno sigue su camino.

Para cuando logré encontrar mi casa Juan había prendido la estufita y ya estaba haciendo su dibujo del día.

Los delirios del after office con zapatos fucsias se diluyen mientras bato harina, agua, sal, pimienta y ají molido para hacer los panqueques para unos canelones, que van muy bien con el frío. (Sí, los hago sin huevo!)

Cada tanto salíamos de la cueva… Seúl es muy bonita. Todo es kawaii, muy limpito y está lleno de cafés! Para ellos la casa es un lugar privado, y aunque no tengan cultura de café se pusieron de moda como lugar de reunión. Las cafeterías son muy bonitas pero el café es mediocre, cual Starbucks.

Una plaza

Retórica

Mientras caminábamos también fuimos equipando la casa. La gente tira cosas en perfecto estado. Podés conseguir de todo -igual que en Tokio!-. Nuestro mejor hallazgo fue un juego de sartenes, una de ellas posiblemente fue la mejor sartén que tuve en mi vida.

Un día me llega un mensaje de Sebas cuando estamos en la calle. Me pregunta qué están viendo mis ojitos, de qué forma se vive la guerra, de qué forma la gente canaliza el dolor… o algo así.

La música del Festival del Kimchi está demasiado alta y no escucho nada.

Los surcoreanos están acostumbrados a tener un vecino histriónico y hace tiempo dejaron de prestarle atención. Nadie se ve afectado, al nivel de que si no hubiéramos leído los diarios, no nos hubiéramos enterado de absolutamente NADA.

 

TEMPLOS y palacios

A pesar de que ya vimos 20 millones de templos, los coreanos nos parecieron especialmente hermosos -a pesar de que ya casi nada es original. Estaban construidos con madera que no aguantó terremotos, incendios o a los japoneses que literalmente se robaron los más hermosos y los trasladaron a Tokyo y Kyoto.

Amo ésta foto. Si pudiesen detenerse un rato a ver las formas, los materiales, las sombras, Armonía pura.

 

Pero estas son sólo reminiscencias de otra época. Hoy la mitad de la población es agnóstica y la otra mitad tiene mayoría de cristianos.

I miss U Jesus / Te extraño Jesús

Esta es un clásico plan de fin de semana: alquilar ropa tradicional y salir en una maratón de selfies.

Siempre nos preguntamos cuántas fotos se subirán al día.

Varias personas se preguntan lo mismo por lo que no es difícil encontrar la respuesta en internet: 845 millones de fotos al día (400 millones en Snapchat, 350 millones a Facebook, 95 millones de fotos en Instagram).

Las parejas tienen sus conjuntos específicos de ropa para salir juntos.

Y porque aparentemente me es imposible visitar un país sin extrañarla un poco…. una breve comparación de paleta de colores entre Corea y la India…

❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

 

el jimjilbang, La estrella del viaje

Cuando alquilamos la casa de Seul, el dueño nos avisó que había una noche en el medio de nuestra estadía que teníamos que irnos porque ya estaba alquilada; convirtiéndose ésta en la excusa ideal para visitar a la frutilla del postre: el Jimjilbang es una especie de spa que está abierto las 24 horas.

(De ahora en adelante compartimos fotos que encontramos en internet).

 

Primer piso

Llegamos sin entender demasiado qué iba a ser de nosotros. Nadie habla inglés.
Pagamos un turno de 24 horas y nos dieron una llave, una remera, un short y una toalla.  Con Juan nos despedimos y cada uno fue hacia su vestuario donde -antes que nada- dejamos nuestros zapatos, con quienes nos reencontraríamos, 24 horas después.

Dí una recorrida al lugar tratando de entender cómo funcionaba -e Intentando dilatar lo inevitable: a las piletas y saunas se accede 100% en pelotas.
Enrollarse un toallón no es una opción: en Corea sólo usan toallas chiquitas.

Una vez que tuve medianamente en claro los pasos a seguir, dejé el 100% de mi ropa en el locker y empecé a caminar en dirección al subsuelo con mi mini toalla en la mano y mis años de teatro en el alma, ayudándome a simular plena seguridad.

 

El Subsuelo

Llegué a un área con duchas -sin cortinas ni subdivisiones- por lo que empecé a imitar al resto y me duché – mientras divisaba el segundo paso: las piletas.

Todas tienen minerales y temperaturas diferentes. Algunas están congeladas, o super calientes, otras tiran tremendos chorros masajeadores; hay alrededor de 10 tipos de terapias distintas.

Al principio saltaba de una pileta a la otra, hasta que fui relajando y quedándome cada vez más quieta. Al frente mío estaban las duchas, miraba una señora pasarse la esponja con una dedicación que nunca ví ni experimenté. Una hora y media estuvo exfoliándose con su esponja.

Mientras me preguntaba cómo fue que se perdió algo tan básico y primario como compartir un baño con nuestra manada? Sin dejar de maravillarme el hecho de que quien me reflejaba ésta reflexión era la sociedad que está catalogada como la más superficial del mundo…

Definitivamente, paletas infinitas de grises…

Desde la pileta decidí el paso 3: los masajes.
Tras dos horas de estar en remojo, una señora me sacudió con una esponja mágica que me sacó toda la piel muerta.

Ésta es la foto más literal que encontré del Jimjilbang en internet

El sector de hombres era igual pero había un barbero y un peluquero.
Rodeado de testículos al aire, Juan robó el corazón de un señor de Sri Lanka. Hasta el día de hoy, le escribe semanalmente.

 

Piso 2 y 3 – entretenimiento

En el resto de los pisos, mujeres y hombres ya están juntos – y vestidos – charlando, sin hacer nada o simplemente durmiendo.

No hay que olvidar que en Asia el vínculo con el piso es distinto que en occidente.

Cuando nos reencontramos con Juan teníamos los cachetes rojos y parecía que nos habían sacado 2 años de encima. Nos tocábamos la piel como si nunca la hubiésemos sentido.

En los pisos 2 y 3 hay salas de videojuegos, karaoke, sala de ping-pong, gimnasio, cine, sala de computadoras, de juegos para chicos, librería. Cada sala está acústicamente aislada.

 

Piso 4

En éste piso hay cuevas/sauna de todas las temperaturas y tematicas!

cueva de 86˚ 

cueva de hielo

cueva de calor y sal

Cuando se fue haciendo de noche fuimos al restaurante.

Mi infaltable cartel, siempre ayuda:

“Soy vegetariana. No como carne ni comida de mar”

 

Sin dudas, éstos son mis caracteres preferidos del viaje. Parecen escritos por alienígenas.
La comida estaba riquísima.

Después de jugar unas fichitas en la sala de videojuegos, subimos al quinto y último piso para irnos a dormir. Hay un sector para hombres, otro para mujeres y otra habitación para quienes roncan.

De 3 a 4 de la mañana cierran el subsuelo para limpiar y cambiar el agua de las piletas.

Al día siguiente bajé un piso dormida y me metí directo en la cueva de los 86 grados. Mucha gente había decidido dormirse en cualquier lado. No me canso de admirar su vinculo con el suelo. Gente de TODAS las edades dormidas en el piso sobre una esterilla.

Siempre se habla sobre el cutis de los asiáticos… pero para mí hay un elemento clave que no se menciona: LAS RODILLAS! Las señoras de CUALQUIER EDAD van al piso.

Antes de viajar por Asia pensaba que la gente que meditaba en posición de loto eran humanos que disfrutaban del sufrimiento. Hasta que visité India, donde registré que sentarse en loto implica el mismo esfuerzo que levantar un dedo y sacarse un moco. Ellos aceitan sus rodillas desde chicos! Pasan horas sentados en el piso, compartiendo comidas, charlas…

Y tras un shock de 86 grados nos fuimos a pasar las últimas horas en las piletas…

Cumplidas las 24hs, salimos al mundo exterior totalmente renovados.

Sin incluir comida ni masaje, pagamos 13 dólares a cada uno.
Para que se den una idea, con esa plata en Seúl te compras 2 kilos de manzanas.
Los Jimjilbang son muy populares, las familias van a pasar el fin de semana o muchos trabajadores que viven lejos los usan como refugio.


El último día de Octubre, después de dibujar por 30 días seguidos, Juan me invitó a que cerremos su compromiso juntos. ❤️ Unos días atrás había encontrado en la calle un calendario gigante impreso en un papel hermoso que ahora esperaba ansioso que alguien lo use.

Ese calendario hoy viaja con nosotros y se convirtió en una Cebolla hermosa:

❤️

 

Ojalá hayan disfrutado de nuestro breve reposo en las cuevas de Corea del Sur.

Hasta pronto!
Flor y Juan


Links Útiles

Si te interesa Corea del Norte y Corea del Sur –o la humanidad en general-, esta entrevista a dos personas que escaparon del régimen norcoreano es imperdible. No me imagino a nadie aburriéndose con éste material, pero por si acaso… es clave al menos ver hasta la pregunta sobre la felicidad. Y luego, tomarse un tiempo generoso para asimilar….

(Subtítulos en Español en la “tuerquita” ⚙️, abajo a la derecha).


Aprender a cocinar comida coreana con Maangchi

Ésta señora es una tremenda genia. Muchos de sus videos de su canal de You Tube están traducidos a montones de idiomas por los usuarios.


Películas surcoreanas

Primavera, verano, otoño, invierno… 
Kim Ki-duk
2003

 

 

Castaway on the moon
Hae-jun Lee
2009

 

 


Libros 

Byung-Chul Han

La sociedad del cansancio
La agonía del Eros
Topología de la violencia
La sociedad de trabajo y rendimiento
El aroma del tiempo: Un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse
En el enjambre
Sobre el poder


Centro Cultural Coreano en Argentina: Web / FacebooK

Anuncios

Un comentario en “Hibernando en Corea del Sur

  1. caminantewilly dijo:

    GENIA… GENIOS… GENIALES… No tengo palabras para describir lo que hacen! Cómo lo narrás es maravilloso, sin dejar de ser vos te metés en nosotros y nos transportás a tu corazón en cada escenario… con la gente… la comida… TUS FOTOS son mayúsculas y le quedan chicas… tus chistes los mejores….Nos llevás de emocionarnos a reirnos y de ahí a querer salir de nuestras mentes para sentirlos más cerca… tus póst son realmente ESPECTACULARES! :) Después de leerlos quiero compartirlos con todos… pero ya está… ya lo hicieron… ya está en el aire… y el aire sabrá como llevarlos a ojos y oídos y mentes que valgan la gloria de haberlos conocido! <3 Los amo, nos amo, me llevan en espíritu y yo por siempre en mi corazón! _/\_ NAMASTÉ

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s