India (parte 1): Muerte y destrucción!

img_5336

Advertencia: a India nos llevó unos dos meses aceptarla, por lo que los relatos de las primeras ciudades van a cargar un nivel de queja bastante alto. Les pedimos disculpas si el texto agobia pero la idea es siempre transmitir lo que sentimos y vivimos.

Habiendo pasado ya casi tres meses, hoy les escribimos amándola enterita. Con sus defectos y sus virtudes.Para ponerlos un poco en contexto, en los últimos meses veníamos viajando por lugares paradisíacos (Indonesia y Filipinas) y a mediados de Agosto llegamos a Sri Lanka que nos dio una introducción muy suave y amorosa al mundo hindú que se nos avecinaba. Los srilankeños todavía no están demasiado atravesados por el turismo y reciben al visitante con una curiosidad muy genuina y siempre con una sonrisa.

Llegamos a India un 22 de Octubre. Recién ahora cuando les escribimos registramos que coincide en la fecha de nuestro aniversario. Juan y yo estamos juntos hace 11 o 12 años. Parecería que el universo se da cuenta que la memoria no es nuestra principal virtud y nos manda regalos sin siquiera darnos cuenta.

Veníamos haciendo un esfuerzo por controlar las expectativas, pero no lo logramos. Hace años que queríamos visitar éste país y esperábamos mucho de ella. No esperábamos únicamente un mundo exótico de colores y espiritualidad… las estafas, el vínculo de los hombres con las mujeres, el caos, la contaminación y la mugre también formaban parte de nuestra India imaginaria.

Pero igualmente llegamos con el pecho y el ego bien inflados. Cancheros, con más de un año de viaje encima y con mucha información para llegar “preparados” y no atravesar demasiadas turbulencias.

Me encantan esos mundos paralelos de pre conceptos y expectativas que nuestras mentes siguen generando a pesar de que la experiencia SIEMPRE nos muestra que nunca se cumplen. Y para eso llegó India a nuestras vidas…para cagarse de risa de nosotros.
Para hacernos de goma esas expectativas y nuestra necesidad de sentirnos en “control” y mostrarnos que mientras que estemos en su tierra, NUNCA, NADA va a ser como esperamos.

Así que ahora vamos a tratar de relatárselas. Pero a India no se la lee. A India se la vive.
Se la respira,
se la huele,
se la siente en la piel,
en los huesos,
en los intestinos,
en el alma.


Kolkata, el infierno

Honestamente no empezamos el viaje por Calcuta por ser fanáticos de Teresa. El único plan que teníamos era pasar mi cumpleaños en Varanasi, ciudad sagrada al norte de India y en un paseo por Sri Lanka conocimos a Shyamal, un indio muy amoroso calcutense, profesor de cine. Yo sentí que era una de esas personas que aparecen para marcarte el rumbo, y el hecho de que el pasaje de avión más barato que encontramos sea hacia el aeropuerto de Kolkata me pareció un claro mensaje del universo diciéndonos: es por ahi! Y hacia allá volamos.

flo_3633

Juan, Anju, Shyamal y Nuwan (de izquierda a derecha)

Wikipedia empieza la descripción de Kolkata contándote que es la capital cultural de India y que la llaman “la tierra de la alegría”.  Sospechamos que el creador de éste slogan fue un indio irónico o alguien severamente afectado por drogas alucinógenas.

Si, estamos familiarizados con el término subjetividad, pero Kolkata es un INFIERNO. Lo mires por donde lo mires. Cómo te llevas con el infierno, eso sí ya es subjetivo.

En ésta ciudad tu concepto del caos se redefine y toma una nueva dimensión. Todas tus escalas de valores explotan, se desintegran y se vuelven a reorganizar. Todo lo que el cerebro había etiquetado como “caótico”, automáticamente pasa a ser “un poco desalineado”.

Hasta ahora creíamos que el infierno en la Tierra era Jakarta, capital de Indonesia y espanto de ciudad. Pero con la distancia la sentimos tan normalita y organizada… Me acuerdo que se podía caminar. Hasta existía el concepto de vereda!. Si, era un poco sucia, esquivabas algunas ratas, las montañas de basura tal vez no te dejaban llegar a tu destino, pero siempre surgían caminos alternativos.

Pienso en Kolkata y pienso en su RUIDO.

En toda India los camiones y taxis tienen carteles pintados en sus partes traseras pidiendo que POR FAVOR TOQUES BOCINA. Si no lo haces, no hay forma de que los otros se enteren que existís. Es increíble pero la bocina es LEY y los espejos retrovisores son decoración.

img_5736

Horn Please / Por favor toque Bocina

Todos los autos están abollados. Y cuando alguien recibe un nuevo golpe, se sigue. El golpe es parte del fluir indio. Nadie se baja a ver por qué pasó lo que pasó. Pasó.
Se sigue.

Lo mismo mientras caminas, Juan se llevó por delante a unas señoras varias veces caminando por la calle y él todavía lo recuerda. Ninguna de ellas se dio vuelta en busca de disculpas o para entregar una cara de culo.
Se sigue.

Así que las reglas a la hora de manejar en Kolkata son simples: te subís a tu vehículo y tenés que avisarles a TODOS los que te rodean (vehículos y peatones) que vos estas ahi. No importa si es NECESARIO o no. Hay que avisar.

Constantemente. Sin parar.

La capital de la cultura y la felicidad nos dio la bienvenida a India con su concierto: calles sin semáforos atestadas de motos, autos y buses fundidos escupiendo polución, yendo en la dirección que se les cante ir, avisando constantemente de su existencia a bocinazos…
Tal vez sea difícil de imaginar pero cada vehículo que está en la calle está SONANDO.

La sensación de hacinamiento, saturación y agobio era inaguantable, y nosotros estábamos de visita!!! Toda esa gente vive y nace expuesta a ese martirio todos los días de su vida. Les miraba sus caras, tratando de adivinar cómo les deja la cabeza el crecer en ese contexto. Pero ya son caras que no puedo leer… estamos oficialmente en otro planeta. Y para colmo al shock cultural se le sumaba que los bengalíes son aparentemente los mas mala onda del país, haciéndonos extrañar tantísimo a los Srilankeños…

Increíblemente por momentos nos invadía una sensación de paz. El sonido y las imágenes son tan extremas que algo en el cerebro se desconecta para no sentir el dolor. La cabeza entra como en un estado de trance.

El sacar la cámara mientras Kolkata nos cagaba a piñas ni se nos pasó por la cabeza. Acá la única foto que tenemos del pintoresco mercado de flores (al cual llegamos tratando de encontrar algo LINDO):

img_5172

Mientras nos movíamos por momentos me iba a Tokyo, la ciudad más poblada del mundo. Y registraba que el caos no tiene nada que ver con la cantidad de gente. Recordaba ese silencio que tanto me asombró de tan tremenda capital: no recuerdo haber escuchado más que un par de bocinas en esos tres meses japoneses (y una de ellas me la dedicaron a mi por cruzar la calle a lo argento).

Recordaba esos autos y colectivos prácticamente 0 KM moviéndose sin hacer el más mínimo ruido.
Recordaba como nunca nadie me llegó a rozar. Y si lo hicieron me pidieron disculpas arrodillándose hasta el piso.

Pero no estábamos en Tokyo. Estábamos en Kolkata. Y en Kolkata hasta los huesos de los indios nutridos a kilos de chapatis (harina y agua) hacen más ruido que un bus en Tokyo.

La puta, lo que somos capaces de soportar los humanos… Mientras intentaba caminar sentía que me quería ir a la mierda pero a la vez que tenía que estar ahi. Que para ésto viajaba. No para ir de paraíso en paraíso.

Había que atravesar ésta incomodidad y sacar todo lo posible de ella.

Al fin y al cabo ellos son yo. Yo soy ellos. Por el azar nosotros nacimos en un país que fue colonia española y nuestros gustos y preferencias se alinearon con la cultura que nos parió.

Pero ese mismo azar nos podría haber soltado acá. Y yo podría ser capaz de soportar la vida que lleva ésta gente. Podría ser una de esas personas que se tienen que bañar con el agua que baja de la alcantarilla en el medio de la avenida en pleno centro. Podría estar pedaleando un rickshaw todo el día entre ese caos para ganarme un par de rupias y pasar la noche en cualquier agujero disponible, cual rata.

Viajar por Kolkata es como viajar por las entrañas de nuestra especie. Y viajar por Kolkata apesta.

Con kilos de dudas (y también seguridades) había arrastrado a Juan a tomarse dos aviones, dos barcos, buses y un tercer avión para llegar a este país y pasar mi bendito cumpleaños acá. A partir de Calcuta la pregunta QUÉ HAGO ACA? me visitó seguido. Pensaba que Juan iba a asesinarme o dejarme en el mejor de los casos. Pero contra todos los cálculos esa estabilidad tan taurina sacó todos sus poderes y se adaptó a India con mucha más facilidad que yo.

Por mi parte, en los próximos 20 días iba levantarme cada mañana queriéndome ir a la mierda. Disimuladamente (no sea cosa que mi orgullo o Juan se enteren!).

A pesar de que nos gusta viajar lento, 3 días en Kolkata fueron una eternidad. Y en la segunda mañana asignamos como prioridad del día buscar la salida de éste lugar. Cómo? En tren, claro. Nuestro medio de transporte preferido!

(Y el de 1,252 millones de indios que habitan éste país).


Estación de tren de Kolkata: o cómo destruir un sueño en 7 horas

Al segundo día todas mis expectativas ya se habían ido por la cloaca. Ahora a destruir cuestiones más concretas: SUEÑOS!

Mi sueño nunca fue viajar por el mundo. Eso surgió en el camino. Una de mis fantasías era viajar en tren por India! Y de la misma forma que estuve en Japón por leer toda la bibliografía de Murakami, hoy estoy en India POR ÉSTA PELÍCULA:

5a3aa84f83c75d7bf710a48a21bc310a

Darjeeling de Wes Anderson me tocó un nervio que quedó apretado para siempre! Tengo un amor especial por los trenes y éste peliculón (por favor VÉANLA) transcurre en un tren indio. Son tres hermanos que comparten un camarote soñado en un viaje a los Himalayas donde vive su madre.

A pesar de haberla visto muchas veces, nunca asocié el hecho de que éstos tres personajes son ricos y seguramente el costo del camarote en el que viajaban iba a ser proporcional a su cuenta bancaria. Efectivamente, ese camarote vale DESDE unos 3000 dólares por cabeza. Así que por ahora dejó de ser una opción.

Bajando drásticamente las expectativas, un camarote común y corriente en el segundo país más poblado del planeta tampoco es fácil de conseguir. Requiere de esa planificación de semanas o meses con la que nunca contamos.

En mis sueños me visualizaba en el camarote viendo pasar los desiertos por la ventana mientras comía delicias indias. Y ahora estaba a sólo un paso de cumplir ese sueño. Solo me hacía falta comprar un pasaje.

Comprar pasajes en cualquier parte del mundo suele ser un trámite bastante simple. Pero en India NADA es simple.   

Primero intentamos comprarlos online pero el sistema funciona cuando quiere. Y cuando quiere nos rechaza la tarjeta. Así que antes de quedarnos perdiendo tiempo nos pareció más eficiente ir a comprarlos en persona. Pero ser eficiente en India… Dice el refrán que todo es posible en India, pero la eficiencia…. esa te la debo.

El “trámite” nos llevó la módica suma de 7 horas. Lo hicimos en la estación de Kolkata. Ni más ni menos que la estación más grande de India (de nuevo, el segundo país más poblado del planeta).

– Solo encontrar la ventanilla donde comprar los pasajes nos llevo 3 horas.
Nos mandaron del edificio viejo al nuevo (varias veces), del tercero al cuarto, del segundo al primero con un humor que iba empeorando de piso en piso. Recordemos que estábamos rodeados de indios que HABLAN INGLÉS!!!. La barrera no era idiomática…

Finalmente logramos encontrar el bendito lugar, que fue el primer lugar al que habíamos ido pero nos atendió OTRA persona que nos dijo que ahí no era.

Nos tomaron todos los datos. TODOS. Teléfono, dirección en India, dirección en Argentina, pasaportes, nombres de nuestros padres, todos esos datos tan relevantes a la hora de comprar un pasaje y que agilizan tanto el proceso al pasajero.
Cuando llegó el momento de recibir el ticket, el vendedor extiende su mano con algo que no tiene forma de pasaje… En ese segundo mi mente ya registra que es un papelito cortado con los dientes y escrito a mano. Mi mano va a buscarlo, pero mi cerebro ya sabe que ésto acá no se termina.

Respiro hondo.

-mañana tienen que ir a éste lugar con éste numero de reserva y comprarlo ahí. Vayan temprano porque va a haber mucha gente-

¨……….¨

(Estos NO SON puntos suspensivos, son la cantidad de bombas que quisimos poner)

-Y 4 horas más:

Al día siguiente, cuando Juan llegó sólo había 14 personas para comprar pasajes y 4 empleados atendiendo. El lugar era un punto de venta exclusivo para turistas. Un escenario bastante optimista!

Si hago la cuenta a 5 minutos por pasaje, 14 personas comprando, 4 personas atendiendo me da que en 20 minutos aproximadamente todos están atendidos y listos para usar su valioso tiempo en lo que deseen.

Pero no. Esa es la interpretación de alguien que llegó al país ayer.

India en el país con la mayor cantidad de empleados públicos del mundo. Los indios son muchos y algo tienen que hacer.

Entonces, esas 4 personas en realidad trabajaban en equipo: 2 y 2. Uno se encargaba de averiguar horarios usando una computadora que tenia mas años que yo, mientras el otro transcribía manualmente todos los datos a un libro gigante, interrumpiéndose constantemente con chistes o para tomar chai (té).

Cada negocio, cada local, cada restaurante, cada emprendimiento está manejado así. Hay que respirar y aceptarlo.

A Juan le llevó 4 horas que lo atiendan. CUATRO.

Para colmo cuando le dio el número de reserva que habíamos hecho el día anterior, instantáneamente quien lo atendió lo tiró a la basura. No entendimos por qué, pero no sirvió de nada. Por supuesto conseguimos una de las peores clases. Chau camarote, a la popular!

Juan sospechó que iba a llevar un tiempo conseguir los pasajes y se fue preparado con lápiz y papel para dibujar. Charló con varias personas de Bangladesh que se acercaban a ver cómo dibujaba y al final del día cuando nos encontramos estaba en paz y contento por haber conseguido los pasajes.

Realmente no creo que sea necesario inscribirse en ningún Vipassana o retiro de meditación estando en India. Solamente transitarla o vivirla te fuerza a volver a tu respiración, apagar por completo la ansiedad, trabajar la paciencia y aceptar. Sino:

¨……….¨

captura-de-pantalla-2017-02-13-a-las-21-13-19-copia

Tiempo “muerto” en Calcuta

captura-de-pantalla-2017-02-13-a-las-21-13-32

Viajeros que nos vamos cruzando nos preguntan si les recomendamos pasar por Calcuta y no sabemos bien qué decir.
Tal vez le caguemos el viaje a algún que otro ser, pero al final de día… Si. RECOMENDAMOS visitar Kolkata.
Gran parte de quienes visitan India viajan movidos por una búsqueda espiritual y conocer Kolkata es conocer a tu especie.

Conocer a tu especie es conocerte a vos mismo.
Definitivamente recomendamos una pasada por el infierno.

Varanasi

Después de 11 horas en nuestro primer tren indio nocturno, de mi idealización/sueño de viajar por India en tren ya no quedaba nada. Lejos, el peor tren de mi corta historia. Pero para no perder el optimismo, pudimos llegar a destino que es básicamente la principal función del tren.

img_5180

Varanasi es una ciudad sagrada a orillas del río Ganges. La más antigua del mundo! Damos fé que no parece tener ninguna remodelación desde su creación.

Mientras caminas por las orillas del río te da una sensación de estar en otro tiempo.

flo_4010


Mother Ganga
/ Madre Ganges

img_5340

El Ganges es un río sagrado. Para los hindúes tiene tanta importancia como si por un país cristiano corriese un río de agua bendita.

Tiene una historia larga y compleja, pero muy a lo bruto es algo así: Ganga es una mujer que nace/surge a partir del agua que un dios usa para lavar el pie de otro dios, después de que éste último se haya convertido en gigante para recuperar al planeta Tierra de las garras de otro dios*.

Si, tienen muchos dioses. Tantos que ni ellos los conocen a todos.

* Lo interesante acá es que los dioses se aliaron no tanto por motivos revolucionarios o libertadores sino porque los humanos no les estaban dando pelota! El otro Dios gobernante hacía tan bien su trabajo que los humanos estaban felices y los tenían olvidados. El plan que se los ocurrió fue estafarlo, diciéndole que solo necesitaban 3 pasos de tierra. Al volverse gigante, en 3 pasos abarcó varios planetas… Ganga no solo esta compuesta por la energía de los 3 dioses principales, sino también con condimentos de imperialismo, estafa y machismo (la historia de India!).

img_5625

nacimiento de Ganga

Ella vivía en el cielo con los dioses hasta que un día, en una fiesta el viento hizo volar la tela que cubría las partes íntimas de un dios. Parece que Ganga de joven era bastante atrevida y no tuvo mejor idea que reírse…. Éste dios (que claramente carecía de humor) la echa del cielo y la maldice con el castigo de bajar a la tierra y convivir con nosotros, la peste humana. Esos humanos que la van a ensuciar y pudrir y recién ahí cuando esté contaminada va a poder volver al cielo.
Después de un par de idas y vueltas desciende a la tierra a través de las rastas de Shiva.

Shiva es uno de los dioses más importantes. Acá les dejamos la interpretación que Juan le dibujó a su papá para su cumpleaños.

shiva_imprimir
Volviendo a la historia del Ganges, si crees o no, está en vos; pero el final de la historia ya es un hecho. El río sagrado se pudrió. O lo pudrimos, más específicamente.

A nadie parecería importarle… Y como tantas otras contradicciones en India: se acepta y se sigue.

Bañarse en el Ganges es parte fundamental del ritual de todo hinduista.

flo_3963

En nuestro hostel había un cartel que decía: “Laundry Service (machine, not Ganga!)” > “Servicio de lavandería (a máquina, no en el Ganges!)”

Varanasi es como el crematorio del país (de un país bastante numeroso. Insistimos con el número de gente porque los miles de millones se sienten).

Los hindúes -principal religión en India- creen que si morís en Varanasi y tu cuerpo es arrojado al Ganges (previa purificación con fuego) cortas el ciclo de las reencarnaciones.

A orillas del río todavía están los palacios que reyes y aristócratas construyeron miles de años atrás para pasar sus últimos días sin perder el estilo. Aún hoy, todos los hindúes que pueden, van a morir a Varanasi.

Por día queman unos 400 cuerpos.

El fuego cumple la función de purificar, pero no todos los cuerpos necesitan ser purificados. Por ejemplo mujeres embarazadas, niños o quienes murieron por picadura de cobra, van al agua directo (la cobra simboliza a Shiva).

Hay templos por todas partes haciendo ceremonias SIN PARAR con esa intensidad india tan incomparable. Gritan, tocan campanas enormes en lugares chiquitos, prenden fuego, se mueven rápido, descalzos, se pintan, se intercambian velas, se bañan en el humo del fuego de las ofrendas y ofrendan, ofrendan y ofrendan. Cada día de sus vidas!

En un paseo por el río nos cruzamos con el principal crematorio y sin aviso ni nada que cubra o trate de esconder lo que estaba pasando, ya estábamos frente a los cuerpos prendidos fuego.

(está prohibido sacar fotos)

flo_3980-copia

Sector de cremación: palacios, vacas, fuegos, leña, flores.

Tienen una reserva ENORME de leña.
Preparan una pila de ramas y colocan el cuerpo envuelto en una sábana blanca. Lo cubren con más ramas y encienden el fuego.

Los pies quedan por fuera de la pila.

Recuerdo que una cabeza se descubrió y pude seguir su proceso. Pude ver cómo el fuego la envolvía, la deformaba, le comía la carne hasta quedar hueso, y destruía los huesos hasta quedar polvo. Juan se tuvo que ir a dar una vuelta. Yo hasta que no se desintegró al 100% no me moví de ahí.

Me gusta que la muerte esté expuesta. Que no se oculte. Que se integre con la vida. En el aniversario de mi nacimiento estaba viendo esa transformación que todos mis ancestros vivieron y que yo también voy a vivir…

Se podría decir que me hice un regalo de cumpleaños INTENSO.

Para quién le interese leer sobre la muerte y los hindúes acá hay un articulo corto, concreto y simple súper interesante. LINK.

Las cenizas y los huesos que no se quemaron van al río. Es interesante ver que la zona del cuerpo que el fuego no logra descomponer es la cadera.

Las vacas y las cabras acompañan ésta situación con mucha naturalidad. Les encanta comerse las flores de las ofrendas y cuando se llenan descansan junto a los fuegos.

flo_4077-copia

Cabra y humo

El Ganges es el encargado de terminar de descomponer el cuerpo de los muertos y también lavar el cuerpo de los vivos, así que hay que agradecerle TODOS LOS DÍAS por semejante tarea. Para eso está el ritual del Aarti. Una “pequeña” ceremonia que le dedican al río, a Shiva, al fuego, y al universo entero.

flo_4084-copia

img_5282

TODOS LOS DÍAS!

Varanasi y sus animales

Al caos de circulación que vivimos en Kolkata, en Varanasi se le sumaron los animales…

Se le sumó el tener que esquivar vacas que deciden acostarse, lamer a una compañera, o simplemente ver la vida pasar desde el medio de la calle;  algún que otro mono huyendo desesperado de alguna de sus tantas discusiones familiares, o una manada de cabras que decide movilizarse con todos sus críos.

Está lleno de callecitas y pasadizos que tranquilamente podrían pensarse como peatonales. Pero no.  Por esas calles humanos, motos con su bocina incesante, vacas, búfalos, monos, cabras y ratones (llamativamente lindos) generan una danza única, mezclándose entre pasadizos, templos y mercados llenos de olores y colores. íbamos prácticamente todos los días a caminar por ese cuento descubriendo siempre cosas nuevas (y volviendo al hostal agotados).

No te queda otra que bailar y fundirte en esa coreografía. Si te resistís o rompés la “armonía”, te chocas.

flo_3973

Moto sin espejos, dedo incrustado en la bocina y policía con una panza que nos cuenta cuán activa es su cotidianidad.

Acá va un dato tal vez obvio para muchos, pero a nosotros nos cayó la ficha con el pasar de los días. Todos éstos animales tienen intestinos que necesitan ser vaciados al igual que el resto de los mortales.

Entonces vos podes estar en la puerta del restaurante leyendo el menú, pensando si vas a entrar o no y la vaca que está estacionada junto a vos puede decidir abrir sus esfínteres y bañarte en su magnifica orina.

Así fue cómo caímos en la cuenta de semejante obviedad.

Al segundo día de pasear por éste nuevo lugar yo volví al guest house con los pies manchados porque un indio me escupió (no a adrede) una mierda roja que mascan todo el día y les arruina los dientes, y Juan volvió meado por una vaca.

El factor sorpresa en India es siempre constante!

flo_5322

En el caso de los monos se complica un poquito más. Ellos andan por los techos y la situación se vuelve más impredecible. Te cae o no te cae. Sigo acordándome de esos chorizos voladores de los que Juan me salvó en una caminata.

img_5330

mono comiendo Chapati

Y  de postre: una degustadita de luces de Diwali!

img_5332

Si, se las estaba comiendo.


Mother Cow
/ Madre Vaca

flo_4324

La vaca, como el río, también es sagrada. La leche y sus derivados son la base de la comida India; parte de la población sigue usando el estiércol en lugar de gas a modo de combustible; también usan su fuerza para trabajar la tierra en el campo. Son muchas las razones que hacen que los indios estén tremendamente agradecidos con éste animal.

img_5552

secando estiércol

Ellas están por todos lados. Suben y bajan escaleras con total naturalidad. Están acostumbradas a los autos, a los humanos, podés tocarlas y alimentarlas. Ellas crecieron sin límites, salvo el que le ponen los verduleros para que no se lastren toda la mercadería.

El único inconveniente que les encontramos es que a veces les pinta ir en una dirección y si hay autos, bicis, motos, humanos, les da igual. Ellas encaran y que pase lo que pase.

Durante toda la estadía en Varanasi olí a vaca. Cada vaca que me cruzaba necesitaba abrazarla y acariciarla. Después de un par de meses acepté que no les caigo demasiado bien y que mi amor les da más molestia que placer. Las guachitas son selectivas y prefieren otras amistades:

flo_4017

flo_4019-copia

flo_4076

Perros y vacas se aman!

Ay carajo nos regalaron tremendas escenas de perro lamiendo vaca / vaca lamiendo perro, cachorros jugando con vaca… increíbles. Convivir con ellas es un show.

Con el pasar de los días empezamos a hacernos preguntas básicas sobre éstos bichos. Qué comen??
Varanasi es una ciudad color sepia. Piso, tierra, paredes, cielo: todo sepia. No nos estamos poniendo poéticos, toda esa zona tiene un nivel de polución tan alto que no sería una locura pensar que parte de sus habitantes nunca conocieron el cielo azul. La combinación del humo de la industria + el de los 400 cuerpos quemándose durante todo el día (TODOS LOS DÍAS DEL AÑO), y un clima desértico genera una ciudad llena de polvo. Si querés ver pasto, buscalo en Google.

Entonces, qué comen estas vacas que están TAN GORDAS?

flo_4069

Cuando fue la semana del Diwali y la ciudad se llenó de flores y todas las motos (vehículo indio por excelencia) estaban decoradas con guirnaldas de flores naranjas. Y cada moto tenia su respectiva vaca comiéndose la guirnalda (no sé cómo voy a hacer para irme de éste país).

Además de las flores de las ofrendas, la vaca come chapati, curry y arroz. Si es spicy (picante), mejor. Si llevas comida en la mano ellas van a ir directo a pedirte. Son perros!

Cada familia tiene su balde en la puerta de su casa donde tira las sobras de la comida. Una vaca va a pasar y se lo va a comer, transformándose en el único recolector de residuos de la ciudad. El resto se quema. Dónde? Donde quieras!

Las vacas indias también nos enseñaron que los cuernos que crecen hacia el cielo son solo un estereotipo. Otro estándar estético occidental que hay que derrumbar. Acá los cuernos salen para donde pueden salir.

flo_4041-copia

bellezas!!

Es importante aclarar que en ésta última foto los que están atrás de la cerca son los humanos. No la vaca.
Éste es el ingreso a un templo que, como los indios haciendo fila son tan terribles, tuvieron que construirle una cerca.

Las filas nunca van a ser una linea recta. Van a ser algo amorfo que muta en cada segundo (no es joda, hace un par de meses hubo una estampida humana en una procesión religiosa y murieron 20). Por eso en éste templo les crearon una cerca para que no compliquen (más) el tráfico.

img_5194


Mamá Vaca, Mamá Rio y tu mamá qué?

A nuestro criterio a los indios les faltó alabar a una mamá fundamental: LA QUE LOS PARIÓ.

img_5367
Digerite este fragmento de las escrituras sagradas hindúes:

¨Animals, drums, illiterates, low castes and women are worthy of being beaten¨

¨Animales, percusión, iletrados, castas bajas y mujeres, son objetos que merecen la pena ser golpeados¨

Como en el resto del mundo, todas las religiones que conviven en India se encargaron de regular la sexualidad de su población dejando a la mujer la tarea de empleada doméstica reproductora.

En las grandes ciudades las mujeres empiezan a romper mandatos. De a poco. La presión social es muy fuerte.

Los hombres, sobre todo en ésta zona te miran con una cara que sentís que están a punto de devorarte. Ellos hasta que no se casan no se dan ni un beso. Y nosotras somos las putitas occidentales que andamos en bolas y nos entregamos al hombre/mujer que nos pinte cuando nos pinta (su referencia principal es el hollywood pochoclero.)

La forma en la que están educados hace imposible que interpreten que nosotras nos entregamos con quien nosotras DECIDIMOS. Mujer y autonomía son como agua y aceite. Así que por seguridad estando en el norte con Juan decidimos casarnos. A cualquiera que nos preguntaba: “estamos casados”. Salir de noche sola, lo pospuse para más adelante.

La desigualdad numérica tampoco ayuda. Caminando por las calles veíamos 70% hombres 30% mujeres. Está lleno de huevos! Y se siente. Hay una energía totalmente desequilibrada.

Mi amigo Sebi me dijo: -no pasa nada, pero no te metas en aglomeraciones. Se le olvidó decirme que India en sí es una aglomeración.

A pesar de estar cubierta me tocaron el culo y las tetas un par de veces pero nada para lo que Argentina no me haya preparado.

Eso también fue un proceso para mí… yo tengo de ellos la interpretación que puedo. Ellos tienen de mi la interpretación que pueden. Tanto ellos como yo estamos haciendo lo que podemos. Somos hijos de un contexto.
Obviamente éste es el efecto del tiempo sobre mí, en el momento quería matarlos.


Molestando un poco a los indios.

Y mientras atravesábamos éste proceso de aceptar las diferencias, los dos, sin ponernos de acuerdo fuimos encontrando formas de vengarnos al menos un poquito.

Por mi lado cuando camino y tengo una moto pegada a mi espalda y el conductor no saca su dedo de la bocina, tal vez haciéndome perder entre un 1 y 2 % de mi audición, yo no me muevo. Y tal vez hasta camino un poco más lento. No les gusta nada. Se ponen nerviosos!
Yo sigo perdiendo mi audición, pero mientras me divierto.

Juan es más malo y decidió darles es su punto más débil: las filas.
Cuando un tren llega a la estación, los indios se desesperan por subirse. Corren, se empujan, entran por las ventanas, se aplastan.
Nosotros los contemplamos y cuando terminan, subimos. No entendemos la desesperación teniendo en cuanta que cada asiento ES NUMERADO.

A la hora de bajar es lo mismo.
Antes esperábamos que se bajen todos. Ahora Juan se para en la puerta del vagón y bloquea la salida. Se pone su mochila muuuuy lentamente y de reojo va viendo como se va encendiendo un fuego detrás de él.

Es muy loco porque en India la mujer no puede tocar a otro hombre que no sea su esposo, y lo mismo su marido. Pero a la hora de hacer filas toda esa burocracia social queda en el olvido y se genera una gran culeada multitudinaria.

Y no es una cuestión de espacio. Si hay sólo 4 personas en la linea, van a querer pararse los 4 en la misma baldosa. Sin dejar nunca de empujarse siempre un poquito más para que todo se vuelva más compacto aún.

Son como muchos hermanos viviendo en una casa (país) donde nada funciona demasiado bien.
Y saben que no hay para todos. Y desde ese lugar de conciencia (y realidad), hacen fila.

Y se colan. Siempre. Hasta en situaciones innecesarias donde tienen que esperar a 1 persona, ellos van a colarse. Transcribo una conversación que tuve en una fila para comprar un pasaje:

Estoy en la linea dejando una distancia ¨normal¨ con el de adelante (por normal entiendo, no estar respirándole en la nuca).

Viene un indio y se pone en ese espacio.

Lo saco. Le digo que se vaya atrás.

Se va, pero desde atrás se queja y me dice que no estoy haciendo la fila.

Le digo que sí.

Se vuelve a colar. Lo saco.

Se va. Se sigue quejando. Me dice que como dejo ese espacio él no entiende que yo esté haciendo la fila.

No te preocupes si no lo entendés, le contesto (despertando a la yegua que llevo dentro) Ahora te lo explico: ESTOY – HACIENDO – LA – FILA.

Se va para atrás.

Vuelve a colarse

Le pego un grito.

Se acabó el tema.

Es un hecho. Nos encanta molestarlos.


Cumpleaños en Diwali

Finalmente llegó el día y el sueño se cumplió. La ciudad se llenó de velas y fuegos artificiales para mí. Y para cientos de dioses.

flo_4100

flo_4104

flo_4125

El Diwali es el festival de las luces. Los hindúes rememoran una batalla épica del Ramayana (texto épico) ganada a un Rey-Dios malvado de Sri Lanka y simboliza la victoria del bien sobre el mal, la luz sobre la oscuridad. Lo interesante es que en el país vecino conocimos la otra cara de la historia, y para el srilankés obviamente su líder era el bueno, pero perdieron sólo porque India contaba con el Dios-mono Hanuman en su ejercito.

Se piden deseos y se echan al Ganges en forma de ofrendas con flores y velas.

img_5310

Y ahí estuvimos pidiendo nuestros deseos.

flo_4149

flo_4151

flo_4157

flo_4161

Nosotros no seguimos ninguna religión en particular, vamos creando la nuestra en el camino. Pero en India la religión está tan impregnada en cada centímetro cúbico del país que es imposible que no te llegue.

Soltamos esos deseos con lágrimas en los ojos con plena seguridad de que ese río es sagrado (como cada río del mundo) emocionados por el Diwali, por el Ganges, por India, por mi aniversario de nacimiento, por nuestros logros, por nuestros fracasos, por nosotros, por nuestra familia y por nuestros amigos que estaban por llegar.
Fue un momento muy lindo.

Pero India siempre es bipolar.
La organización mundial de la salud marca un límite donde dice: el hombre puede respirar hasta ésta cantidad de toxinas. Pasando éste limite, es dañino para la salud.

Por la cantidad de pirotecnia y fuegos que prendieron en ésta fiesta de las luces y de la victoria del bien sobre el mal, Delhi (capital), llegó a superar 70 veces ese nivel.

Si.

70 veces.

Respirar en Delhi y sus alrededores equivalía a fumarse dos cajas de cigarrillos diarias. El Diwali dura 5 días. Esa semana India se transformó por primera vez en el país mas contaminado del planeta. Y nosotros estuvimos ahí en ese momento histórico :)


La última descarga

Ésta fue nuestra Varanasi. Una mixtura de sensaciones siempre intensas.
De pasear volvíamos con la cabeza explotada y el cuerpo rendido. Mucho asombro, mucho caos, mucho ruido, mucha mugre, mucha paz, mucha religión, mucho fuego, mucha muerte, mucha vida, mucha ceremonia, mucha comida riquísima, mucha comida desagradable, muchos olores, mucho TODO.

flo_4035-copia

Cada imagen, cada cara que veía durante el día, a la noche me visitaba. En Varanasi no podía dormir y durante el día quedaba zombi. Pasaba de todo alrededor mío pero no tenia energía para procesarlo.
El no poder ver el cielo por casi un mes.
El no tener un yuyo verde a que mirar.
Que todo lo que me rodeara sea pobreza y yo paseando con mi cámara de fotos que vale lo que un indio necesita para vivir por años.
El calor y el tener que estar sudando el doble por ser mujer y tener que estar tapada.

Con el tiempo nos enteramos que Varanasi y Calcuta son las ciudades más explosivas de India. Los viajeros ordenados suelen dejarlas para el final del recorrido para poder visitarlas cuando el cerebro ya está más ajustado a la cultura de éste planeta. El shock es muy fuerte. Vengas de Buenos Aires, de Sri Lanka o de Alaska.

Parecería que India es consciente de que el que viene de afuera necesita un tiempo para adaptarse y nos regaló una visa gratuita de SEIS MESES. Medio año.

Llegamos pensando que iba a ser poco tiempo.
Después dudamos el poder aguantar más de dos meses.
Hoy volvemos a sentir que nos vamos a quedar cortos.

Continuará…

Anuncios

10 comentarios en “India (parte 1): Muerte y destrucción!

  1. caminantewilly dijo:

    GRACIAS CHICOS! :) Nos hacen sentir ahí… más todavía, nos hacen sentirnos ustedes y los indios y hasta las vacas… jajajaja :) La forma de contarlo es excelente, las fotos geniales y las experiencias sin duda, vividas como hay que vivirlas, con falsas expectativas pero con autocrítica y poder de rectificación! ;) Esta claro que el resto de sus vidas fue solo una preparación para este viaje, viviendo así fue como aprendieron a ponerse a la altura del otro, para vivir cada circunstancia con total empatía, compasivamente pero con firmeza y confianza en ustedes mismos! <3 Y por si eso fuera poco, forman una pareja única que se complementa en todo, y donde la suma es más que una simple sinergia, es más que uno más el otro, es uno por el otro y dividido cero, es algo que sólo puede abstraerse bajo la utopía del AMOR MÁS PURO!

    Le gusta a 1 persona

  2. Mchan dijo:

    Gracias chicos por compartir esta experiencia tan loca. Mientra los leía, me sentía identificada con experiencias similares que viví en China. Está bueno que la gente sepa que más allá de todo lo ”exótico” de esta parte del planeta, en el fondo está la parte más visceral de lo humano. China será menos religioso y con menos vacas, ratas y monos que la India, pero les aseguro que el dedo pegado en la bocina, el tránsito caótico, el hecho de que nadie se moleste y todo siga como si nada, los trenes a los empujones, las filas inexistentes, los empleados públicos, la magnitud de las cosas teniendo en cuenta que la población es de millones y millones..etc.. es igual… presentado con otra modalidad, pero en esencia es lo mismo. Ansío leerlos pronto sobre nuevas aventuras en este lugar que parece de otro planeta! un abrazo!

    Me gusta

  3. nora dijo:

    uuuuuuuuuau, al principio faltaba el aire! Pero sin lugar a dudas, este viaje profundizará todos los aprendizajes,la templanza fundamentalmente y el comprender que hay otras formas, tan distintas a las nuestras y tan respetables a la vez.
    Flor, yo creía que el peor viaje en tren de nuestras vidas había sido Madrid – Pontevedra, con vos saltando por arriba de las valijas para llegar. Veo que lo has superado ampliamente. Eso es crecer. Beso y abrazo grande

    Me gusta

  4. fadedmetalsiding dijo:

    Hi Flor and Juan, Happy Anniversary! I read your account of Calcutta with fascination and a little horror. It was good to go there only vicariously, through your description. I don’t think I have the patience to cope with all the “dead time,” although I understand it is a kind of spiritual training. I recently got to to Athens for the first time, with my eldest daughter and grandson, and it was amazing to be surrounded by so much ancient history and greenery at the same time. Many people seemed to be unemployed, but enjoying themselves talking for hours in the bars and cafes. Winter was a good time to go, with few tourists. This weekend I am taking Shiroh and the kids to Victoria, Canada for the first time. We are thinking of staying here another year or so, then trying to move back to Hawaii, which we loved so much. Take care and be safe!

    Me gusta

    • cebollanomade dijo:

      Hi Cheiron! I totally forgot to write you back! India was difficult but it definitely pays you back! Somehow. We will write about the best part of the trip soon! I was so glad to read about Hawaii! I know you love mountains but im guessing Shiroh it´s going to be pretty happy about it! It´s so nice to see people enjoying themselves not worrying about being ¨productive¨. I would love to go to Greece, I will keep on mind the winter advise. Big hugs and hope to see you soon somewhere!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s