Raíces en Tailandia

IMG_2645 copy

Seguimos en Tailandia! Ya pasó más de un mes desde la última vez que escribí y tengo demasiadas cosas que quiero contar y no sé por dónde empezar… Hasta ahora vengo escribiendo cuando me pinta, pero voy a hacer la prueba de ponerme límites. Porque (por suerte) estoy sobrepasada de situaciones que quiero compartir. Primera prueba a partir de hoy: un post cada 15 días. Vamos a ver cómo sale…

Hoy voy a usar un orden cronológico para intentar organizarme:
Desde que dejamos Bangkok estuvimos mas de un mes viajando por el sur tailandés. 10 días en Koh Lanta (Koh = isla), 19 días en Phuket (también es isla, pero es tan grande que dejaron de decirle Koh), 7 días en Koh Phangan y ahora estamos en Khanom.

Koh Lanta
Después de meses de frío y 10 días de asarnos en Bangkok, finalmente llegó la tan ansiada playa. Y qué playa!! Llena de corales y con una variedad increíble de peces, solo para nosotros y algún que otro pescador. Alquilamos una casita sobre el mar (literalmente, las olas llegaban hasta abajo de la casa en marea alta). Al atardecer, el sol caía justo frente nuestro. Un sueño.

IMG_2648

Vista desde el balcon

La isla en su mayoría es musulmana (generalizando, hacia el norte de Tailandia son budistas y en el sur musulmanes). Pero siempre hay un mix.

A dos cuadras teníamos una mezquita y al atardecer nadábamos con un sol gigante a punto de tocar el mar, escuchando la música de la mezquita que llamaba a rezar. 100% conscientes de que estábamos viviendo uno de esos cachitos de vida que no íbamos a olvidar nunca.

Atrás de la casa había una selva llena de monos. En la madrugada de la primera noche un mono decidió darnos la bienvenida a los gritos en la puerta de casa. Sonaba como si estuvieran matando a un gato.

IMG_2969

Si… la foto da ternura, pero la verdad es que mientras me mostraban los dientes o se empezaban a acercar gruñendo, yo estaba o gritando o corriendo, así que difícil sacarles una foto que muestre de forma más ajustada el carácter de éstos bichos.
Fuimos un par de veces a darles bananas y nunca más. Te roban, se ponen del orto si no les das absolutamente TODO lo que tenés (cámara de fotos incluida). No tienen buen carácter… y te muestran los dientes al toque, haciéndote frente como diciendo “acá mando yo”. Encima si te muerden tenés que viajar hasta Bangkok para que te traten la rabia!. Vegetariana hace 16 años, amo a los animales, pero éstos no me cayeron nada bien.

En Koh Lanta mucho no nos movimos, porque al salir de Bangkok el transporte público se evapora y las opciones que quedan son moto, moto, o moto.

La moto en Tailandia es el transporte por excelencia. Adultos, bebes, perros, gallos, gatos, nutrias, TODOS se mueven en moto y es normal ver a 4 o 5 personas (más bartulos) en una misma scooter.

IMG_3305

Thai con su nutria

Acá podes alquilar motos en todos lados, sepas manejar o no. Nadie te va a parar ni te van a pedir ninguna licencia (esto es tan bueno como peligroso, claro).

Como ninguno de los dos sabe manejar, ni la pensamos. Pero en Koh Lanta la semilla de la duda quedó plantada cuando:

– un Miércoles nuestro vecino, el peluquero musulmán, nos ve a la noche caminando por la ruta oscura y rodeada de selva, y nos ofrece alcanzarnos hasta casa (en su moto). Si, me dan mucho miedo, pero ese gesto hermoso no lo rechazo ni loca. Arriba!

– un Jueves conocimos a Sergio, un italiano que vivió por todo el mundo (incluyendo Vicente Lopez, Buenos Aires) y nos alcanza hasta casa (en su moto). Muy hábil para llevarnos por rutas empinadas entre las colinas, Sergio no puede creer que nunca hayamos manejado una. “En Italia nacemos en moto”, nos dice.

– Viernes, Sábado, Domingo, Lunes, Martes (ya en Phuket): Phil, un inglés al que le alquilamos la casa nos lleva a pasear por todos lados (en su moto).

(A ésta altura la semilla de la duda ya había sacado raíz, tallo, hojas, y los frutos estaban a punto de salir).

FLO_0637 copy

Phuket
Phuket era el único lugar al que sabíamos que no íbamos a ir. Habíamos leído que era una isla gigante, con edificios, hiper turistizada, sucia e insegura…  pero dos días antes de dejar la casita de Lanta, encontré otra casa en el mar al sur de Phuket, en una playa que parecía muy tranquila. Con el apuro no la pensamos demasiado y reservamos, pero sólo por 5 días.

La verdad es que no tenía muchas ganas de ir. Durante el viaje en ferry estaba de mal humor por estar yendo a un lugar que no nos interesaba, enojada conmigo por siempre dejarme llevar por las casas…  Así que para ponerle un poco de condimento y cambiar un poco el humor, me hice una promesa: en los 5 días que venían, iba a aprender a andar en moto.

De repente la idea de Phuket me encantaba y el corazón me latía zarpado!
Dejar nuestra casa en Argentina y salir de viaje fue un desafío, pero la cosa no se termina ahi… por suerte siguen apareciendo estímulos todo el tiempo que nos pinchan en el centro de la comodidad!. 

El quinto día en Phuket dejamos la casa que alquilamos y nos mudamos a otra casita vecina en la misma playa (por 14 días más!). Si, Phuket terminó ENCANTÁNDONOS. Y el quinto día, además, alquilamos nuestra primera moto (!!!!)

:)

Las clases de manejo con Phil y los años de bicicleteada por el conurbano formaron un buen combo.

IMG_3173

Phil, el marinero. Gran maestro y guia.

Así que, en el lugar que menos fé le tenia:
– me enfrenté con un tremendo miedo y aprendimos a andar en moto.
– encontré la cámara de fotos que tanto busqué y me la regalé (!!!)
– en Phuket me salieron las primeras raíces que intentan aferrarse al suelo tailandés!.

Me encanta cuando el universo me mete todas mis ideas en el ojete.

Koh Phangan

FLO_0393Con pocas ganas dejamos Phuket y nos mudamos a ésta isla que no nos gustó.
Al principio pensé que era el efecto mudanza*.

*Por lo general, nos toma unos 3 días “llegar” a un lugar. Empezar a entenderlo, a volverlo propio. Todas nuestras rutinas se desarman, se olvidan, y en dos o tres días se retoman, tal vez algo modificadas. Es como si se reseteara la vida.

Las primeras noches son noches en las que no se duerme demasiado bien.
Sonidos nuevos (lagartijas, vacas, gallos, gallinas, monos, olas que explotan contra las rocas abajo nuestro con -demasiada- furia, millones de pájaros distintos, ratas en el techo, motos, mezquitas, vecinos nuevos, y así hasta el infinito) colchones, sábanas… todo distinto. Hasta hay cierta sensación medio animal de estar más alerta, atentos a posibles amenazas que puedan aparecer en la noche. Es loco… nunca pasó nada ni sentimos miedo, pero nos pasa eso a los dos.

El cansancio del viaje que hicimos para llegar hasta el nuevo lugar + una primera noche de poco sueño + que ya no somos los pibes de antes, todos éstos factores hacen que el segundo día, sea un día medio zombi.

Y al tercer día, YA ESTAMOS. En la segunda noche, la cabeza ya se acostumbra y descansa tranquila. La heladera ya esta llena, ya sabemos donde conseguir comida, todo vuelve a fluir.

FLO_0218

Nuestra vecina en Koh Phangan

Pero en Phangan pasaron los tres días, ya estábamos aclimatados y la isla seguía sin llegarnos.

Si bien es (o fue) un paraíso natural, sentimos que dejó de ser Tailandia. Todo está preparado para el turista que va a enfiestarse y consumir. Nada se siente local o auténtico… Se vuelve como una gran maqueta para el turista. Tiene una energía rara.

Koh Phangan es famosa por sus fiestas (una masiva mensual en luna llena y otras más chicas pero constantes) y hay montones de drogas. Cuando vas caminando te cruzas con gente super demacrada con cicatrices por todo el cuerpo por las caídas con las motos.

Teniendo sólo 10 días de moto encima, manejar rodeados de cientos de personas en su mayoría sin licencias, borrachas y drogadas, no estaba bueno. Montones de elefantes esclavos paseando demasiada gente para sus lomos, corales muertos por el tránsito acuático y la excesiva cantidad de gente que los destruye… No, no nos gustó nada. Así que nos fuimos.

Khanom

FLO_0626 copy

PERO, gracias a querer huir de Koh Phangan encontramos el paraíso en el que estamos ahora.
Khanom es un pueblo rural donde hay montañas, selvas, cascadas, playas y montones de mercados. Pero lo que no hay en Khanom son TURISTAS! Vamos a la playa, y estamos SOLOS!!!

Ni bien llegamos tuve la sensación de haber encontrado nuestro Sauce en Tailandia.
(Sauce es una playa muy tranquila en Buenos Aires donde los abuelos de Juancho tienen una casita vieja chiquita y bella! y donde pasamos muuuucho tiempo).  
Y para confirmar mi sensación hoy Juan encontró ésto:

FLO_0464 copy

Dolar Tailandes :)

En Sauce suelen aparecer muy de vez en cuando estas piezas que deja el mar. La gente las guarda, son un símbolo de suerte.

Chiche Nuevo
Aunque la moto me dio unos sustos importantes, no para de regalarnos momentos increíbles.
Ayer a la noche, por ejemplo, fuimos a la pizzería de un italiano a unos 15 km de nuestra casa (de vez en cuando necesito un buen pedazo de pizza!). Así que nos subimos a la moto y cruzamos la selva en la que estamos viviendo y nos fuimos hacia la muzzarela.

Fuimos por una ruta (sin alumbrar) rodeada de campos de coco con vacas desveladas que comían sin parar, y unas montañas super frondosas y gigantes de fondo. Todo esto lo veíamos gracias a la luna… que convertía todo lo veíamos en una peli increíble.

FLO_0427 copy

Algo así, pero de noche.

Mientras manejo voy muy concentrada, pero paralelamente está mi conciencia que no puede creer  todo lo que estamos viviendo.

Esta semana se cumplieron 4 meses desde que salimos de Buenos Aires. Y lo último que nos hubiéramos imaginado era que íbamos a estar andando en moto por Tailandia… gracias vida.

Esto me lleva a querer dejarles una reflexión cortita que me bajó hace unos días escalando una montaña. Acá va:

Mi relación con el PRESENTE es complicada. Casi siempre lo evito, y mi mente tiende a irse hacia  adelante (futuro; lease, ansiosa) Pero como hace dos meses que tengo un esguince en el tobillo que no termina de curarse, encaré la montaña con mucha paciencia y ante todo, presencia.

Fui muuuy lento. Paso a paso. Enfocada en no joderme (más) el tobillo.
Sabía que encaraba hacia arriba, pero mi atención estaba puesta sólo en dónde poner el pie en ese momento. Y nada más.

No tenia ni idea por dónde iba a subir. Entonces daba un paso.

Y desde ese nuevo lugar, la perspectiva era otra.
Desde ese nuevo lugar veía nuevos puntos de apoyo que antes no veía.

Y daba otro paso. Y así hasta la cima.

Automáticamente se me armó un paralelo entre ésta situación tan chiquita y cualquier objetivo que uno se ponga en la vida, no?

Planear y animarnos a hacer el viaje nos llevó más tiempo del que hubiéramos querido.
Por momentos queríamos ver donde íbamos a apoyar cada pie de acá a seis meses (lo que es prácticamente imposible). Eso nos bloqueaba, frustraba y hasta nos quitaba las ganas de viajar.
Hasta que de a poco fuimos soltando la necesidad de sentirnos en control de absolutamente todo, volviendo la atención al paso a paso. Al ahora.

Eso…

Hasta la próxima.

FLO_0339

Anuncios

18 comentarios en “Raíces en Tailandia

  1. nora dijo:

    que lindo lo contás , Flor! qué lindo lo viven y lo disfrutan ! comparten con nosotros el descubrir cada ciudad , cada rincón , cada momento. Gracias por emocionarnos con sus vivencias y su crecimiento espiritual. Besos

    Me gusta

  2. caminantewilly dijo:

    MARAVILLOSO!!! :) Lo que están viviendo y la forma en que lo encaran y lo cuentan… Además de las fotos zarpadas en todo sentido… GENIALIDAD PURA!

    Lo que decías del Maestro Tobillo es muy bueno y me da pie (jajaj) para pasarte un tip sobre este tema tan de moda de “vivir el ahora”…. El ahora es lo único que existe! Todo lo demás es mente, es ilusorio, es creado dentro del ámbito de la subjetividad… ahora bien, para VIVIR EN EL AHORA tenemos que convencernos de que ÉL es y nosotros no (tomando por nosotros a esa creación horripilante que te mostré recién)… En verdad NOSOTROS SOMOS EL AHORA, el momento del SOLTAR… el momento de DEJARSE IR, sin control, sin mente… eso somos básicamente o esencialmente dicen lo maestros y lo otro es sólo el segundo plano de existencia, el que corresponde a la maquinaria en la que nos movemos… como la “moto” y el conductor… y ahí está lo mejor que dijiste: “Mientras manejo voy muy concentrada, pero paralelamente está mi conciencia que no puede creer todo lo que estamos viviendo.”

    Es ésa conciencia testigo de todo lo demás, atención, concentración, destreza, peligros… la que realmente ESTÁ VIVIENDO ESA EXPERIENCIA!

    No es el controlador o pensador el que la vive… ese la registra o para ser más exacto, le pasa datos al otro, al verdadero centro inteligente… a la mente superior… a nosotros: LA CONCIENCIA IMPERSONAL siempre libre y pura!

    Fijate que podés tener días en que manejás peor o mejor, en que sacás fotos más zarpadas o sos más perceptiva, como decías al principio sobre los días de adaptación… pero LA CONCIENCIA es siempre la misma… nunca mengua… nunca sufre por ningún cambio y sigue experimentando lo esencial de cada cosa…¡ÉSA ES LA CLAVE!

    Que lo que están viviendo lo hacen DESPIERTOS a esa conciencia que ni siquiera necesita almacenar recuerdos porque se hace UNA con las experiencias y las incorpora a su propio ser… las hace carne… las tiene como nuevas energías para expresarse y seguir creciendo!

    Van a ver que todo esto que viven les da nuevas perspectivas y cada vez más apertura para lo que viene… que siempre, siempre, siempre, siempre es SUPERADOR!

    Nuevamente los felicito porque ÉSA ES LA VERDADERA FORMA DE VIAJAR, no hacia afuera, sino hacia adentro… no por transición sino por expansión de la propia conciencia, creciendo cada vez más como seres humanos no restringidos solamente a ese contexto, el humano… sino fluyendo libremente como la naturaleza misma que es consciente todo el tiempo, sin tiempo, del ahora presente, de la presencia del único ser!

    LOS ABRAZO SIEMPRE EN MI CORAZÓN Y LES AGRADEZCO CON MILES DE BENDICIONES POR COMPARTIRLAS… GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!!! LOS AMO!

    Me gusta

  3. laura dijo:

    Que hermoso relato,fui viajando con ustedes,todo se ve fascinante y lleno de nuevos aprendizajes.Sigan.descubriendo el mundo con.el corazón y con la mente abiertos!Beso y abrazo

    Me gusta

  4. Mercedes dijo:

    Buenisimo Flor! El otro dia comparti en purmamarca eco-aventuras una frase que dice: “Vive tu vida como si subieras una montaña. De vez en cuando mira la cumbre, pero más importante es admirar las cosas bellas del camino. Sube despacio, firme y disfruta cada momento. Las vistas desde la cima serán el regalo perfecto tras el viaje”. Los amo!! Sigan asi! Me pongo la alarma para leer el post en 15 dias, ja!

    Le gusta a 1 persona

    • cebollanomade dijo:

      And they all travel in the motor bikes with their animals! No matter which kind of animal it is. They can all use motorbikes! It’s so funny to see! There is a lot of EXPATS (new word for me) living in here. They claim that Thailand is the best place on earth.

      Me gusta

  5. fadedmetalsiding dijo:

    That is so wonderful to imagine you two on motor scooters riding through the jungle under a full moon. I loved your description of the beaches, the angry monkeys, the different islands and their atmospheres. It sounds like Thailand has incredible diversity and challenges, enough to jolt you into living fully in the moment, one step at a time. Thanks for sharing these beautiful photos, too. – Cheiron

    Me gusta

    • cebollanomade dijo:

      Cheiron!!! :) That ride under the moon was so beautiful that i needed to shared it!
      Yes! It is all about the challenges! And Thailand it’s full of them! Really glad you enjoyed the post! (I tried to use as few “Argentinian” words as possible. In some cases i couldn’t resist.. but i hope it’s at least a bit easier to read than the others!)

      Me gusta

  6. Pablo.Logullo dijo:

    Que hermoso todo lo que están viviendo y nos transmiten por fotos y palabras…!
    Se los extraña, aún sabiendo que están en un paraíso, sigamos recorriendo….
    Besos y abrazos de Vic, Fran y Pali.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s